Trastornos-del-habla-del-lenguaje-en-la-infancia

Trastornos del habla y del lenguaje en la infancia: Identificación y tratamiento

En el desarrollo infantil, el proceso de adquisición del habla y del lenguaje es fundamental para la comunicación efectiva y el éxito académico y social. Sin embargo, para algunos niños, este proceso puede presentar desafíos que afectan su capacidad para hablar, entender, leer y escribir. Los trastornos del habla y del lenguaje son condiciones que pueden interferir con este desarrollo natural, afectando la forma en que los niños se comunican y se relacionan con el mundo que les rodea.

Tipos de trastornos del habla y del lenguaje

Existen varios tipos de trastornos del habla y del lenguaje, cada uno con características distintivas que afectan diferentes aspectos de la comunicación. Algunos de los trastornos más comunes incluyen la dislalia, la disfasia y la dispraxia del habla.

Disalia

La dislalia es un trastorno del habla que se caracteriza por dificultades en la articulación de los sonidos del habla. Los niños con dislalia pueden omitir, distorsionar o sustituir ciertos sonidos, lo que dificulta su comprensión verbal. Este trastorno puede manifestarse en diferentes grados de severidad y puede estar asociado con factores genéticos, neurológicos o ambientales.

Disfasia

La disfasia, por otro lado, es un trastorno del lenguaje que afecta la comprensión y expresión del lenguaje. Los niños con disfasia pueden tener dificultades para procesar y comprender el lenguaje hablado o escrito, así como para expresar sus ideas de manera coherente. Este trastorno puede manifestarse en dificultades para seguir instrucciones, dificultades para aprender nuevas palabras y estructuras gramaticales, y problemas para narrar eventos o contar historias.

Dispraxia

La dispraxia del habla es un trastorno motor que afecta la planificación y coordinación de los movimientos necesarios para producir sonidos del habla. Los niños con dispraxia del habla pueden tener dificultades para coordinar los movimientos de los labios, la lengua y la mandíbula, lo que resulta en una articulación poco clara y dificultades para pronunciar palabras correctamente.

Diagnóstico y evaluación

El diagnóstico de los trastornos del habla y del lenguaje en la infancia requiere una evaluación exhaustiva realizada por un profesional de la logopedia. Durante la evaluación, el logopeda puede realizar diferentes pruebas y observaciones para determinar la naturaleza y la gravedad del trastorno.

En el caso de la dislalia, la evaluación puede incluir pruebas de articulación para identificar los sonidos específicos que el niño tiene dificultades para producir. Para la disfasia, se pueden realizar pruebas de comprensión y expresión del lenguaje para evaluar el nivel de habilidad lingüística del niño en diferentes áreas. Si tratamos la dispraxia del habla, la evaluación puede centrarse en la coordinación y precisión de los movimientos del habla.

Además de las pruebas formales, el logopeda también puede recopilar información sobre el desarrollo del lenguaje del niño, su historial médico y cualquier otro factor relevante que pueda afectar su comunicación.

Tratamiento y intervención

El tratamiento de los trastornos del habla y del lenguaje en la infancia varía según la naturaleza y la gravedad del trastorno, así como las necesidades individuales del niño. Sin embargo, la intervención temprana y personalizada es fundamental para mejorar las habilidades de comunicación y promover el desarrollo del lenguaje.

En el caso de la dislalia, el tratamiento puede incluir ejercicios de articulación y práctica de sonidos específicos, así como técnicas para mejorar la conciencia fonológica y la discriminación auditiva.

Para la disfasia, la terapia puede centrarse en el desarrollo de habilidades lingüísticas fundamentales, como la comprensión del vocabulario, la gramática y la estructura del lenguaje. Esto puede implicar actividades de juego, ejercicios de narración y uso de materiales didácticos adaptados a las necesidades del niño.

En el caso de la dispraxia del habla, el procedimiento se centra en mejorar la coordinación y precisión de los movimientos del habla a través de ejercicios motores específicos y técnicas de feedback. Esto puede incluir ejercicios de respiración, ejercicios de coordinación oral-motor y práctica de patrones de articulación.

Además del tratamiento directo, es importante involucrar a los padres y cuidadores en el proceso de intervención, proporcionándoles estrategias y recursos para apoyar el desarrollo del lenguaje en el hogar y en el entorno escolar.

En resumen, los trastornos del habla y del lenguaje son condiciones que pueden afectar significativamente el desarrollo y la calidad de vida de los niños. Sin embargo, con una evaluación y tratamiento adecuados, es posible mejorar las habilidades de comunicación y promover un desarrollo lingüístico saludable en la infancia.

Acude a tu consulta con nuestra logopeda en Fuenlabrada. En Studium Fuenlabrada, contamos con los mejores especialistas en logopedia, psicología y terapia ocupacional, que te proporcionarán el diagnóstico y tratamiento más preciso que puedas encontrar, enfocado y personalizado.

Puedes pedir tu cita o información a través de esta misma página y te atenderemos en nuestro centro ubicado en Calle de Castilla la Nueva, 22, Oficinas 9 y 10, Fuenlabrada, Madrid. Trabajaremos y solucionaremos juntos cualquier problema tuyo y de tus seres queridos.

comparte esta entrada